En realidad tú no te enamoraste de mí,
Ni de mi olor,
Ni de mis brazos y piernas largas,
Ni de mi esencia…
Tú, te salvaste de ti y de lo que te esperaba.